Medicina Convencional o Terapias Alternativas, ¿Qué es mejor?

El término “medicina alternativa” (o “terapia alternativa”) se refiere a los tratamientos que se utilizan en lugar del tratamiento médico convencional.

“La medicina complementaria” o “terapia complementaria” se refiere a los tratamientos que se utilizan junto con el tratamiento médico convencional. Un nuevo término que muchos usan ahora es “medicina/terapia integrativa” lo que implica que las terapias complementarias (Reiki, Terapia Floral, aromaterapia, etc) se integran en el espectro del tratamiento usual, a menudo por programas hospitalarios, y a menudo bajo la supervisión de un médico.

 

Es importante recordar siempre que frente a patologías diagnosticadas (físicas o mentales) es importante continuar con el tratamiento médico y complementarlo, si así se quiere, con con terapias alternativas.

Son demasiados los casos, lamentablemente, que he escuchado de personas que dicen llamarse “naturales” y critican intensamente todo tipo de medicina convencional y están totalmente en desacuerdo con los medicamentos formales.  ¿ Yo me pregunto, frente a una quebradura, una operación de urgencia (de vida o muerte), una enfermedad severa…porque no utilizar todas las herramientas que tenemos a nuestro alcance? ¿Dejarían ustedes morir a un ser querido por no suministrarle un medicamento que podría salvarlo solo por estar en desacuerdo con la medicina formal?

Es importante aprovechar las ventajas que nuestra era tiene en cuanto a medicina y, a la vez, recordar y utilizar las herramientas alternativas que hemos (re)descubierto con el tiempo. No es cuestion de blanco y negro, si no de encontrar los grises para mejorar nuestra calidad de vida utilizando, a conciencia, todas las herramientas disponibles.

La terapia con Flores de Bach puede coexistir con la terapéutica tradicional sin estar enfrentadas en un plano terapéutico.Las flores de Bach son una terapia natural que no tiene efectos secundarios y es adecuada para tratar tanto a adultos como a niños y bebés, así como animales y plantas. Los remedios suelen tomarse por vía oral, aunque también se pueden administrar por vía cutánea.