Colon irritable: Tratamiento con esencias florales

Científicamente, se denomina “síndrome del intestino irritable” y, popularmente, “colon irritable”. No es una enfermedad maligna sino un trastorno crónico funcional que altera la calidad de vida y que es más común en el sexo femenino que en el masculino.

Dentro del grupo de problemas digestivos que afectan a la salud el mayor número de ellos afecta  al intestino. A pesar del conocimiento fisiopatológico de estos  problemas muchos autores consideran que en la aparición del  estreñimiento, la diarrea, el, síndrome del intestino irritable (SII), acumulo de gases, etc. también influye el estado emocional de las personas, un factor causante que muchas veces no se tiene en cuenta. Para ayudar a su tratamiento recomiendan terapias naturales que equilibran las emociones como las flores de Bach.

Según estadísticas internacionales, alcanza al 16 por ciento de la población adulta.

Los pacientes con colon irritable obtienen grandes beneficios de la psicoterapia y/o de la terapia floral.

 

Los síntomas de este padecimiento son:

  • Dolor o molestia abdominal
  • Hinchazón o distensión
  • Hábitos intestinales alterados (diarrea, constipación)
  • Alternancia de constipación a diarrea  en algunos casos
  • Materia fecal con mucosidad
  • Mejoría posterior a evacuación
  • Sensación de vaciamiento incompleto del intestino
  • Meteorismo
  • Gases
  • Trastornos vegetativos

Otros síntomas extradigestivos como:

  • Fatiga
  • Dolores de cabeza
  • Dolores musculares
  • Molestias al orinar
  • Trastornos psíquicos

Como trastorno funcional crónico y recurrente, con signos de alarma que coinciden con otras patologías más o menos graves, requiere que el diagnóstico sea realizado por un especialista, a partir de una buena historia clínica e indicando los estudios necesarios según el caso.

Si esto no ocurre, el cuadro comúnmente observado es el de pacientes que se automedican, que le restan importancia a su condición o que deambulan de consulta en consulta sin dar con el diagnóstico preciso.

Perfil Psicológico del paciente

En una de las descripciones más antiguas de este cuadro patológico hace más de 100 años, se mencionó la posibilidad de que existiera una relación entre los problemas psíquicos y el colon irritable. En numerosos estudios posteriores se demostró que en los pacientes con colon irritable las molestias se veían agravadas por las situaciones con carga psíquica, y que la enfermedad, muchas veces, estaba precedida por estrés.

Esta dolencia intestinal también puede aparecer e instalarse a partir de vivencias traumáticas, enfermedades de la temprana infancia, una interacción disfuncional entre los padres y el hijo o por la acción de una madre sumamente ambivalente.

En general, los pacientes con este síndrome son personas con baja tolerancia a la frustración, gran necesidad de confirmación de tipo oral (también en el contacto con los médicos) y que evitan situaciones conflictivas.

Sus quejas son de tipo hipocondríacas respecto a la función somática disfuncional y esto hace que busquen permanentemente factores que justifiquen la organicidad. Siempre suelen tener necesidad de hacerse nuevos estudios clínicos. Finalmente, se asocian estados o crisis de pánico a los que se van agregando dolores de espalda, agotamiento, etcétera.

Los Tratamientos convencionales

El tratamiento para este síndrome incluye modificaciones en el estilo de vida (sobre todo en lo relacionado con el manejo de las tensiones cotidianas), cambio en los hábitos alimentarios y medicamentos.

Con respecto a la dieta, además de eliminar o disminuir el consumo de ciertos alimentos, se aconseja consumir las comidas en forma fraccionada, aumentar la ingesta de líquidos para los casos de los constipados, evitar el consumo excesivo de laxantes y ciertos fármacos que puedan alterar la función intestinal (algunos analgésicos y antidepresivos).

Los antidiarreicos, los antiespasmódicos y los antidepresivos se encuentran entre las drogas recetadas que deben ser consumidas bajo estricta indicación médica. Desde hace poco, también está disponible una nueva medicación que alivia tres síntomas a la vez: el dolor o la molestia abdominal, la hinchazón y la constipación.

Un cerebro en el aparato digestivo

El tubo digestivo contiene el llamado “cerebro intestinal”, con una compleja e intrincada red neurológica. El mecanismo de conexión entre éste y el sistema nervioso central es muy directo, y el pasaje de información de un cerebro a otro es fluido y constante.

El aparato digestivo se comporta como un órgano de los sentidos y, por eso los factores emocionales juegan un rol fundamental en el Síndrome del Intestino Irritable, aunque hay que aclarar que no son su causa.

Entre los disparadores más frecuentes relacionados con alteraciones psicológicas, se encuentran la ansiedad, el pánico, la depresión, los abusos físicos, sexuales o emocionales.

Es muy importante realizar un control psicológico del paciente, ya que, con frecuencia, los estados de ánimo depresivos y el miedo a sufrir una enfermedad orgánica desempeñan un papel fundamental.

Los pacientes con colon irritable obtienen grandes beneficios de la psicoterapia y/o de la terapia floral.

 

Turnos y consultas presenciales o vía SKYPE: (249) 154 49 5808 o info@sundaridevi.com

Asesoramiento: Licenciada Claudia Stern